La trampa de las plataformas gratuitas

Te invito a imaginar la siguiente situación: El mejor Mall de la Ciudad, te pasa una de sus tiendas gratis, tu feliz la aceptas y comienzas a desarrollar tu negocio, el que después de un tiempo se consolida, tus clientes felices con tus productos y con la comodidad de ir a este lugar tan grande y espacioso, con estacionamientos, todo excelente. Hasta que un día, el Mall cambia unilateralmente sus políticas y debes pagar arriendo o simplemente te vas… ¿que haces si ya estas consolidado en ese lugar, tus clientes saben que estas ahí y probablemente si te cambias no será tan cómodo para ellos como lo es esta ubicación?

Esta situación, que parece totalmente imaginaria, es más común de lo que pensamos y su protagonista principal en el mundo digital se llama Facebook. Ya a finales del años pasado (2017), la empresa hizo un cambio radical en su “muro”: Una de las principales consecuencias del cambio es que las noticias de empresas, marcas y medios de comunicación dejaron de ser tan importantes como era anteriormente. Lo que en palabras simples implica que las marcas ahora deben pagar para aparecer en los muros de los usuarios y se lanzó Facebook Business, para potenciar dicho servicio. Hoy Facebook nuevamente  nos sorprende, con que Whatsapp Business, será pagado para las empresas que lo utilicen para una comunicación más directa con sus clientes.

¿Cuántas empresas han desarrollado su negocio en estas plataformas?, ¿Cuántos recursos en tiempo y dinero han invertido para desarrollar su marca? 

En el gráfico que esta al lado nos muestra el crecimiento exponencial en los ingresos de Facebook en los últimos años.

¿Qué lecciones debemos aprender de esta realidad?… reflexionemos..

La respuesta a esta última pregunta es que las marcas, deben tener su espacio propio, un Sitio Web corporativo potente, que sea la columna vertebral de su presencia en la Web y utilizar Redes Sociales para amplificar su mensaje, para potenciarlo. Sabemos que hoy las personas están en las Redes, pero las marcas deben invertir en ellas y no en un tercero que en cualquier momento cambie las reglas y este cambio afecte directamente a su modelo de  negocio.