Mi educación formal, fue en un colegio inglés, luego estudié ingeniería comercial y me especialice en negocios internacionales, marketing estratégico y publicidad. Por tal, me desarrolle en un contexto exitista y globalizado. En una país líder en Latinoamérica, con indicadores extraordinarios, y que en los últimos 30 años tuvo un desarrollo muy importante en comparación a nuestros países vecinos. 

Claramente mi entorno, es de empresarios, ejecutivos y emprendedores, que viven en este mismo contexto, social y económico exitista, enfocado en la productividad, crear valor y finalmente en crecimiento.

Si ya antes me han leído, hace 2 años, he venido hablando de los cambios en el consumo, de este nuevo consumidor, más informado y por tal más crítico. Consumidores, que buscan inspiración y épica, en un mundo que no les da confianza y por tal se identifican y buscan marcas valientes, con posición sobre conflictos sociales y que a través de sus acciones realizan un aporte a su comunidad. 

He hablado también, que la “inmediatez”, de que hoy los cambios son cada vez más rápido, los procesos, que antes demoraban meses y tal vez años, hoy son casi automáticos. Y por tal, la capacidad de las instituciones y empresas, por enfrentar estos cambios, si es que no se entiende el fenómeno, es casi nula y como hemos visto en este último mes en nuestro país, las instituciones no dieron el ancho necesario.

Habiendo dicho todo lo anterior, ¿Cómo las Marcas, deben enfrentar a este nuevo consumidor?, ¿Si los chilenos cambiaron, tu comunicación cambio (en realidad esto es un fenómeno global)?

Escuchando al gran Gastón Soublutte, sobre el pueblo Mapuche, me llamó poderosamente la atención dos temas que él plantea:

  1. Se han preguntado, ¿Por qué el pueblo Mapuche es el único pueblo de América, que sin grandes construcciones, desarrollo tecnológico o astronómico, es el único pueblo que tiene una Epopeya, que tiene un Poema Épico? ¿Por qué, los Incas o Mayas con sus pirámides, conocimiento astronómico y estructura social, no tienen esta epica? 
  2. El pueblo elegido, los Judíos, no son conocidos, por ser grandes constructores, astrónomos o por tecnología, son elegidos, por ser el primer pueblo monoteísta, y vivieron en forma muy humilde. Los Mapuches, lo mismo, se centran en la naturaleza y en este tipo de hombre único, que vive en armonía con su entorno.

Este reflexión del profesor, me lleva a entender los cambios en las nuevas generaciones, que buscan esta épica, esta inspiración, donde estos éxitos como país, no los representan, donde las cifras y el crecimiento no les hacen sentido. Ellos quieren ser parte de algo importante y las Marcas aquí tienen una oportunidad enorme. Estamos en un tiempo donde las Marcas, deben ser más humanas e influir en forma positiva en su entorno y desde ahí serán referentes, que finalmente las hará crecer.

Un ejemplo concreto, Nike y su campaña anti racismo, fue la mejor campaña 2018, en términos de ventas y por tal las acciones de Nike aumentaron su valor. Adidas, diciendo que el amor es para todos, con una foto sugerente entre mujeres besandose. Wom y su inmensa minoría y así tantos valientes más.

Incluso, un ejemplo muy actual. Starbucks Reñaca, en sus redes sociales, esta posteando a las pequeñas compañías saqueadas en su entorno. No se preocupa de vender café, se preocupa por su comunidad y eso contiene a sus consumidores y potencia el vínculo entre las marca y la persona, la hace íntima y profunda, difícil de romper.

Si lo que nos piden las nuevas generaciones es dignidad, entreguemos épica e inspiración. Humanicemos nuestra marca y creemos vínculos de largo plazo, no desde el “llame ya”, sino que desde la comprensión, la contención y la acción. 

Dejar un comentario